La memoria de un espejo

Ilustración. Animación

Acerca de mí

Nací en 1965 en el País de Nomeacuerdo. Sin embargo, mi infancia y su memoria están en mí junto con mi adolescencia. Busco en ellas y encuentro a todos mis seres queridos y amigos, a mi colegio, a mi perro Matute y mi loro Pinino, a mis vecinos, los juegos en la vereda y las calles de adoquines, el vestido de sevillana que me hizo mi mamá, las castañuelas que nunca tuve, los títeres, la sonrisa y el guiño de Goyeneche cruzándomelo frente a la calesita del Parque Saavedra, a mi papá regresando del trabajo. Huele a verano con aromas de paraísos en flor y jazmines del país, tiene sabor a cocina italiana casera, chocolate Jack y helado de dulce de leche. Hay caricias y besos, y muchas preguntas.  Hay respuestas mágicas y amorosas, y astronautas en la luna.  Resuenan las risas, las voces de mis abuelos y la de María Elena Walsh junto a las marchas militares que van ganando terreno. Adentro de casa hay alegría. Afuera intuyo miedo y silencio.  Hay luz y oscuridad. Hay felicidad y dolor. Hay libros y libros y más libros, muchos libros, y discos, muchos discos: cuentos, poesías, canciones están allí. Todo está allí a mano para cuando lo necesito. La luz y la felicidad para seguir adelante. El miedo y el dolor para no olvidar.

No podría vivir sin Poesía porque es el aire, el oxígeno, es la palabra y el silencio que necesito para respirar la vida. Me interesa la literatura y las artes visuales, también la historia y la política.

Me gusta especialmente caminar al lado del mar, contemplar la luna, amasar pan y cocinar para las personas que amo.

Soy de Acuario.

Alejandra Moglia

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: